Ajedrez y Ciencia

“El juego del ajedrez no es meramente un pasatiempo ocioso; algunas cualidades muy valiosas del espíritu, útiles en el curso de la vida, se adquieren y fortalecen con él”
Benjamin Franklin (Moral del ajedrez) 1779
La relación entre ajedrez y las ciencias es muy estrecha; quizás porque el ajedrez está regido por leyes y teorías tales como: dominio del centro, desarrollo en la apertura, centralización de las piezas, etc. Todas estas leyes, basadas en la experiencia y comprobación, dotan al juego de carácter científico.
El mismo diseño del tablero es pura geometría. Un cuadrado de ocho cuadraditos por cada lado. Las ocho filas y las ocho columnas que se forman en el tablero, recuerdan las abscisas y coordenadas de una gráfica matemática. Dicha estructura indujo a Philip Stamma (jugador y teórico sirio del siglo XVIII) a inventar el sistema de notación algebraica; esta notación es puramente cartesiana. Siguiendo con el tema de la geometría, podríamos comentar que algunos lances del juego toman definiciones geométricas: triangulación, cuadrado del rey, dominio de columnas (verticales), dominio de filas (horizontales), dominio de las diagonales, etc. Resumiendo, podemos decir que sólo con mirar superficialmente el tablero, nos damos cuenta que ajedrez y geometría están intrínsicamente relacionados.
Ajedrez y científicos
En el mundo ajedrecístico, se puede admitir como verdadera la cita de Henri Poincare: “ Todo buen matemático podría ser un buen jugador de ajedrez y viceversa “. Este es el caso de Enmanuel Lasker, segundo campeón mundial de la Historia. Era profesor de matemáticas de la Universidad de Breslau y autor de tratados matemáticos como por ejemplo: “Sobre la teoría de los módulos y los ideales”. También Janisch fue un gran matemático y al mismo tiempo uno de los jugadores más fuertes de su tiempo. Además fue autor de una famosa variante de la apertura española que lleva su nombre. Por otra parte, algunos de los más notables matemáticos de todos los tiempos como el alemán Carl Friedrich Gauss ( 1777 – 1855) o el suizo Leonhard Euler ( 1707 – 1783 ), además de ser grandes aficionados, se ocuparon de famosos problemas relacionados con el universo ajedrecístico. Dichos problemas son conocidos con los nombres de las ocho damas (Gauss) y del caballo (Euler).
 El problema de las ochos damas trata de colocar estas piezas en un tablero de manera que no se ataquen entre sí. Este problema fue propuesto por el Dr. Nauck al ilustre Gauss en el año 1850. Gauss hallo primero setenta y dos soluciones posible y luego setenta y seis. Pero el problema quedó totalmente resuelto por el mismo Dr. Nauck ( a pesar de su ceguera) , el cual halló la solución que hoy se entiende definitiva: noventa y dos formas distintas de colocar las damas.
GaussEl problema del caballo consiste en que esta pieza recorra todas las casillas del tablero con la condición de pasar una sola vez por cada una de ellas. Parece que este problema ya era conocido en la antigüedad y que algunos monjes de la India eran capaces de resolverlo sin mirar el tablero. Como quiera que sea, fue Euler quien demostró matemáticamente su solución. Después Janisch halló otra solución aplicable a un cubo que tuviese un tablero de ajedrez en cada cara.
También fue muy aficionado al ajedrez, el último sabio universal, Gottfried Wilhelm Leibnitz (1646 – 1716), el cual decía: “ El ajedrez es de masiado juego para ser ciencia y demasiad ciencia para ser juego”
En su libro “Recreations Mathematiques et Phisiques” publicado en 1708, J Ozanam, matemático francés del siglo XVIII, dice lo siguiente: “ Un método infalible de vencer al ajedrez no es teóricamente imposible. Sin embargo, nadie, hasta el presente lo ha descubierto, y creo que nunca se descubrirá, porque implicaría manejar un número demasiado elevado de combinaciones”. ¿Se hubiera atrevido J. Ozanam, a buscar ese método, con los potentes programas que tantos científicos actuales dedican al ajedrez? En este tema son asombrosos los resultados obtenidos por el británico John Nunn, también matemático, además de gran maestro en ajedrez, que investigando con ordenadores, ha hecho que la Fide cambie algunas normas relativas al número máximo de jugadas permitidas en algunos finales de excesiva dificultad para las tradicionales cincuenta jugadas: dama contra dos alfiles o contra dos caballos.
Otro problema relativo al cálculo de posibilidades aparece en el indispensable libro de Maizelis sobre finales de peones. ¿De cuántos caminos diferentes dispone un rey para llegar de e1 a e8 en 7 jugadas?.Aventure un número antes de consultarle a Gauss la solución.
AutomataEs destacable también, la aportación del ingeniero y matemático cántabro Leonardo Torres de Quevedo ( 1852 - 1936) quien además de diseñar dispositivos de control remoto, construyo un autómata capaz de jugar el final de torre y rey contra rey.
Siguiendo en el ámbito matemático, nos parece de sumo interés y muy sutil la observación de Emile Borel (1871 – 1956), eminente autor de obras como el Tratado sobre el cálculo de probabilidades y sus aplicaciones, que nos dice: “ Hay también muy hermosas combinaciones en el juego del ajedrez. Es cierto que este juego, incluso para aquellos que lo conocen poco, procura satisfacciones estéticas. Ellas son inferiores, a mi juicio, a las de las matemáticas, pero esta opinión se debe probablemente a que he dedicado menos tiempo a jugar al ajedrez, que a trabajar en las matemáticas; y es así mismo probable que un jugador que hubiera hecho lo contrario, opinara justamente al revés”
Son muchos los matemáticos, que en un momento u otro de su vida, se han sentido atraídos por el ajedrez, pero pasemos a otros campos de la ciencia.
En el libro del famoso biólogo A. Ducrocq, autor de la Lógica de la vida, nos escribe lo siguiente: “ Los aminoácidos, son a la vez ácidos y bases..., es como la dama en el juego del ajedrez, con rspecto a las torres y a los alfiles”
Otro biólogo y uno de los mejores ajedrecistas de todos los tiempos, fue el Dr. Siegbert Tarrasch, que en una de sus poéticas citas nos confiesa: “Yo siempre he sentido un poco de lástima, hacia aquellas personas que no han conocido el ajedrez. Justamente, lo mismo que siento por quien no ha sido embriagado por el amor. El ajedrez, como el amor, como la música, tiene la virtud de hacer feliz al hombre”
Otro biólogo enamorado del ajedrez, fue nuestro Santiago Ramón y Cajal, que nos cuenta en su obra “ Mi infancia y juventud”: “Llegué a jugar sin ver el tablero. Excusado es decir cuántos libros del aristocrático recreo llegaron hasta mis manos, y hasta caí en la inocencia de enviar a las publicaciones extranjeras, soluciones de problemas”. Reproducimos, a continuación, una partida disputada en Zaragoza en 1898 en la que Cajal juega con un antiguo profesor suyo:

[pgn]

[Event "?"]
[Site "?"]
[Date "1898.??.??"]
[Round "?"]
[White "Ramon y Cajal"]
[Black "Bruno Solano"]
[Result "1-0"]
[ECO "C15"]
[PlyCount "69"]
[SourceDate "2006.02.12"]

1. e4 e6 2. d4 d5 3. Nc3 Bb4 4. Qg4 Kf8 5. e5 Ne7 6. Bh6 gxh6 7. Qh4 Kg7 8.
Qf6+ Kg8 9. Nh3 Nbc6 10. Nf4 Nxd4 11. Nh5 Ndf5 12. g4 Qf8 13. gxf5 exf5 14.
Rg1+ Ng6 15. O-O-O Be7 16. Nxd5 Bd8 17. Qxd8 Qxd8 18. Ndf6+ Qxf6 19. Nxf6+ Kg7
20. Nh5+ Kf8 21. Rd8+ Ke7 22. Rxh8 Nxh8 23. Rg8 Ng6 24. Nf6 Nxe5 25. Nd5+ Kd6
26. Rd8+ Kc6 27. Ne7+ Kc5 28. Rd5+ Kb6 29. Rb5+ Ka6 30. Nd5 b6 31. Rxb6+ Ka5
32. Rb5+ Ka6 33. Rb3+ Nc4 34. Bxc4+ Ka5 35. Ra3# 1-0

[/pgn]

La partida, a nivel técnico, tiene deficiencias, pero a nivel táctico es de Premio Nóbel .
En el terreno de la física, entre otras eminencias, contamos con otro gran aficionado. Nos referimos a Albert Einstein. Al parecer, su teoría de la relatividad, se plasma muchas veces en el tablero, como en el famoso problema de Richard Reti donde juega el blanco y hace tablas.

Problema de Reti

Esta posición, se dio en una partida real, en la cual las blancas, viendo que no podían detener el peón de h5 se rindieron. Reti demostró, que también en ajedrez, tiempo y espacio, son una misma cosa.
También se da esta situación en el problema compuesto por los hermanos Sarichev donde las blancas hacen tablas demostrando que a veces la distancia más corta entre dos puntos no es la linea recta:

Pero hablábamos de Einstein. Veámosle jugar una partida con otro gran físico y aficionado al ajedrez como fue Robert Oppenheimer:

[pgn]

[Event "?"]
[Site "?"]
[Date "1933.??.??"]
[Round "?"]
[White "Albert Einstein"]
[Black "Robert Oppenheimer"]
[Result "1-0"]
[ECO "C78"]
[PlyCount "47"]
[SourceDate "2006.02.12"]

1. e4 e5 2. Nf3 Nc6 3. Bb5 a6 4. Ba4 b5 5. Bb3 Nf6 6. O-O Nxe4 7. Re1 d5 8. a4
b4 9. d3 Nc5 10. Nxe5 Ne7 11. Qf3 f6 12. Qh5+ g6 13. Nxg6 hxg6 14. Qxh8 Nxb3
15. cxb3 Qd6 16. Bh6 Kd7 17. Bxf8 Bb7 18. Qg7 Re8 19. Nd2 c5 20. Rad1 a5 21.
Nc4 dxc4 22. dxc4 Qxd1 23. Rxd1+ Kc8 24. Bxe7 1-0

[/pgn]

También en esta partida, demostró Albert Einstein que la materia, se puede transformar en energía.
Existe otro campo de la ciencia, donde cada vez que los científicos juegan al ajedrez, elevan la partida a unas orbitas fuera de lo terrenal. Nos referimos al campo de la astronáutica. Sucedió por primera vez el 9 de Junio de 1970, a bordo de la nave espacial soviética Soyuz 9. esta partida fue jugada por los astronautas Nikolajev y Sevastianov, que pilotaban la nave, contra el astronauta Gorbatko y el general Kamanin, que se hallaban en el centro terrestre de control espacial. La partida duró seis horas, y la nave pasó de la orbita 141 a la 143.

[pgn]

[Event "?"]
[Site "?"]
[Date "1970.??.??"]
[Round "?"]
[White "Nikolajev y Sevastianov"]
[Black "Gorbatko y Kamanin"]
[Result "1/2-1/2"]
[ECO "D20"]
[PlyCount "70"]
[SourceDate "2006.02.12"]

1. d4 d5 2. c4 dxc4 3. e3 e5 4. Bxc4 exd4 5. exd4 Nc6 6. Be3 Bd6 7. Nc3 Nf6 8.
Nf3 O-O 9. O-O Bg4 10. h3 Bf5 11. Nh4 Qd7 12. Qf3 Ne7 13. g4 Bg6 14. Rae1 Kh8
15. Bg5 Neg8 16. Ng2 Rae8 17. Be3 Bb4 18. a3 Bxc3 19. bxc3 Be4 20. Qg3 c6 21.
f3 Bd5 22. Bd3 b5 23. Qh4 g6 24. Nf4 Bc4 25. Bxc4 bxc4 26. Bd2 Rxe1 27. Rxe1
Nd5 28. g5 Qd6 29. Nxd5 cxd5 30. Bf4 Qd8 31. Be5+ f6 32. gxf6 Nxf6 33. Bxf6+
Rxf6 34. Re8+ Qxe8 35. Qxf6+ Kg8 1/2-1/2

[/pgn]

Un pacífico empate, para una partida de poca gravedad.
Fernado de Saussure Pasemos ahora, a la ciencia del lenguaje y veamos como el suizo F. De Saussure (1857 - 1913), explica la noción de sistema, base de su teoría lingüística. “ La lengua es un sistema que no conoce más que su orden propio y peculiar. Una comparación con el ajedrez, lo hará comprender mejor.... “Si reemplazo unas piezas de madera por otras de marfil, el cambio es indiferente para el sistema, pero si disminuyo o aumento el número de piezas, tal cambio afecta profundamente a la gramática del juego. El valor relativo de las piezas, depende de su posición en el tablero, del mismo modo que en la lengua, cada término tiene un valor por oposición con todos los otros términos”
No quisiéramos terminar este artículo sin darle un espacio al fallecido y admirado Dr. Rey Ardid. Campeón de España en varias ocasiones y catedrático de psiquiatría de la facultad de medicina de Zaragoza, porque nos parece muy interesante su opinión sobre la psicología del jugador de ajedrez: “ El ajedrez es totalmente inofensivo, salvo en casos muy excepcionales, en que puede aumentar la excitabilidad nerviosa o la emotividad del jugador. El hecho de que algunos grandes jugadores ( Morphy, Phillsbury, Rubinstein o Torre ) hayan padecido enfermedades mentales graves, que les ha han obligado incluso a dejar el juego, se debe, en mi opinión, a lo siguiente: entre los motivos que podríamos llamar vocacionales, que guiarán a un joven a escoger el ajedrez como diversión favorita, e incluso como profesión, figura en primer lugar la circunstancia de ser una actividad sumamente individualista y, en tal sentido, se sienten atraídos a ella las personas dotadas de capacidad de concentración y poco comunicativas, es decir, los temperamentos que en psicología llamamos esquizotímicos. Y como dichos temperamentos tienen una cierta propensión a padecer determinadas enfermedades mentales graves, no es raro que los sufran los ajedrecistas en una proporción algo mayor que la media de la población”
Osea, que en opinión del Dr. Rey Ardid, el ajedrez no es un juego de locos, así que no hay peligro en que cada loco siga con su tema.
Termino este artículo, aprovechando para recomendar la lectura del libro "Ajedrez Brillante" de Máximo Borrell, de donde he extraído algunos datos que figuran en este escrito.
Banner Espartinas
Banner FSA
Banner FADA






 


Si deseas contactar con nosotros rápidamente...

Copyright © Club de Ajedrez Alekhine - Sitio web desarrollado por Andrés Macías Jiménez